Empezando algo

«Nada que valga la pena se puede enseñar»

Oscar Wilde.

Este es un mini proyecto que hace un tiempo quería bajarlo de mi cabeza a la realidad, el cual espero me ayude a ordenar la miríada de pensamientos y conclusiones,… o inconclusiones, a los que suelo llegar en busqueda de una de las cosas mas lindas de la vida. Aprender.

Y para llevar a cabo tal maravillosa acción, necesitamos un componente básico, una piedra angular, la Motivación; ese potente impulso interno que nos lleva a completar una acción, porque sin motivación, no hay acción, sin acción no experiencia y sin experiencia no hay aprendizaje.

Pero la motivación necesita una compañera para alcanzar máximo fulgor, y esa compañera es la Disciplina, puesto que la motivación tiene la reacción de una explosion, siendo algo momentáneo, efímero y movilizador, y encuentra en la disciplina la maquinaria necesaria para poder seguir combustionando y llevando el producto final (Aprendizaje en este caso) a buen puerto (nosotros mismos).

Hay una frase que dice «Cuando uno enseña, dos aprenden», y me baso en esto, no porque considere que tengo la capacidad de enseñar, por cierto maravillosa cualidad, sino porque en el hecho de exteriorizar ocurre un extraña alquimia en la que nos damos cuenta que tan acertados/convencidos o no, estamos con el producto final.

Cubriremos temas muy ligados a desarrollo personal, cripto, economía, tecno-economía, finanzas, y porque no situaciones meméticas actuales, dado que hoy en día, todo se memetiza. La idea detrás es encontrar un hilo conductor en estos tópicos que nos lleve a sobrepasar los limites de nuestra curiosidad, otro hermoso combustible del aprendizaje.

Saludos,

Mariano.